29 ene. 2011

Saludo cubano al XV Congreso del Partido Comunista de Ecuador





29 de enero de 2011, 10:57Quito, 29 ene (PL) El embajador de Cuba, Jorge Rodríguez, transmitió hoy un saludo del Comité Central del Partido Comunista de Cuba al XV Congreso del Partido Comunista de Ecuador (PCE), que sesiona en la ciudad de Guayaquil desde este viernes.

  El representante diplomático cubano recordó que la magna reunión comenzó en una fecha de significativa importancia para ambos países al conmemorarse el 158 aniversario del natalicio de José Martí y el 99 de la muerte del general ecuatoriano Eloy Alfaro.

Ambas figuras cimeras de nuestra América estuvieron ligadas a la lucha por la independencia de sus pueblos, dijo Rodríguez, tras subrayar la vigencia del llamado del Héroe Nacional de Cuba a la marcha unida como cuadro apretado en las raíces de los Andes.

En los momentos actuales que vive nuestra región es más importante que nunca la unidad de nuestros pueblos y de las fuerzas revolucionarias y progresistas que luchan por un mundo mejor que no solo es posible, sino imprescindible, agregó en su mensaje.

20 ene. 2011

En un atentado al gobierno de Cuba “todos somos autores intelectuales”: aliados de Posada


Sergio Gilberto Díaz Morejon, anticastrista que amenazó de muerte al abogado contratado por Venezuela para llevar el caso de la extradición de Luis Posada Carriles


Sergio Gilberto Díaz Morejon, anticastrista que amenazó de muerte al abogado contratado por Venezuela para llevar el caso de la extradición de Luis Posada Carriles.

El juicio de Luis Posada Carriles, ex agente de la CIA, considerado terrorista por autoridades estadounidenses y extranjeras, prosiguió esta semana en El Paso, Texas, donde está acusado no de derribar aviones comerciales y colocar bombas en centros turísticos, sino sólo de mentir sobre estos actos y violar las leyes migratorias de este país, mientras sus colegas continúan justificando toda acción violenta contra Cuba y amenazando a quienes persiguen al fugitivo.

2 ene. 2011

“52 ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN CUBANA Y A PESAR DE TODO… ¡CUBA VA!”

El 1 de Enero de 1959 ocurriría un hecho sin precedentes en la América del siglo XX, un grupo de jóvenes rebeldes bajaban victoriosos de la Sierra Maestra para conquistar la libertad y el corazón del pueblo cubano, desterrando hasta nuestros días, corruptos gobiernos títeres y una dictadura que ya en la década del 50 había cobrado 20 000 valiosas vidas.

La entrada triunfal en la capital del país de los heróicos comabatientes, guiados por el Dr. Fidel Castro Ruz pronto acapararía la atención del mundo, conmocionado no solo por las singularidades del acontecimiento a solo 90 millas de los Estados Unidos, sino por la vehemencia de las primeras declaraciones de su líder “…esta vez los mambises si entraron en Santiago”, haciendo honor a la lucha de los próceres de la independencia que en el Siglo XIX vieron frustrada la entrada en Santiago de Cuba, reconocida como la Ciudad Héroe, de las tropas del Mayor General Calixto García Iñiguez al terminar la guerra.


¿Cómo pudo la Revolución Cubana adelantársenos en el tiempo cuando ya Bolívar, Miranda, Sucre, O' Higgins y San Martín habían derrotado al ejército español en la América Hispana, mientras la Isla permanecía como el único bastión colonial de la corona española? La respuesta es aún más interesante si sabemos que en 1853, cuarenta años después que el Libertador emprendiera la campaña admirable, nacería en Cuba José Martí, el hombre que tendría la virtud de lograr unir a todos los cubanos en la lucha contra España; el Maestro, como le llamaban sus contemporáneos, logró congregar a valientes generales que hasta entonces se comportaban como caudillos, conciliando sus más disímiles diferencias mediante su encendido verbo, su existencia marcada por ir a la cárcel siendo apenas un adolescente de 16 años de edad y su convicción de estar dispuesto a entregar su vida si fuera necesario, lo cual se recoge en su última carta escrita el 18 Mayo de 1895 “…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber, de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extienda sobre las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más sobre América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso. En silencio ha tenido que ser, y como indirectamente, hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas…”