2 ene. 2011

“52 ANIVERSARIO DE LA REVOLUCIÓN CUBANA Y A PESAR DE TODO… ¡CUBA VA!”

El 1 de Enero de 1959 ocurriría un hecho sin precedentes en la América del siglo XX, un grupo de jóvenes rebeldes bajaban victoriosos de la Sierra Maestra para conquistar la libertad y el corazón del pueblo cubano, desterrando hasta nuestros días, corruptos gobiernos títeres y una dictadura que ya en la década del 50 había cobrado 20 000 valiosas vidas.

La entrada triunfal en la capital del país de los heróicos comabatientes, guiados por el Dr. Fidel Castro Ruz pronto acapararía la atención del mundo, conmocionado no solo por las singularidades del acontecimiento a solo 90 millas de los Estados Unidos, sino por la vehemencia de las primeras declaraciones de su líder “…esta vez los mambises si entraron en Santiago”, haciendo honor a la lucha de los próceres de la independencia que en el Siglo XIX vieron frustrada la entrada en Santiago de Cuba, reconocida como la Ciudad Héroe, de las tropas del Mayor General Calixto García Iñiguez al terminar la guerra.


¿Cómo pudo la Revolución Cubana adelantársenos en el tiempo cuando ya Bolívar, Miranda, Sucre, O' Higgins y San Martín habían derrotado al ejército español en la América Hispana, mientras la Isla permanecía como el único bastión colonial de la corona española? La respuesta es aún más interesante si sabemos que en 1853, cuarenta años después que el Libertador emprendiera la campaña admirable, nacería en Cuba José Martí, el hombre que tendría la virtud de lograr unir a todos los cubanos en la lucha contra España; el Maestro, como le llamaban sus contemporáneos, logró congregar a valientes generales que hasta entonces se comportaban como caudillos, conciliando sus más disímiles diferencias mediante su encendido verbo, su existencia marcada por ir a la cárcel siendo apenas un adolescente de 16 años de edad y su convicción de estar dispuesto a entregar su vida si fuera necesario, lo cual se recoge en su última carta escrita el 18 Mayo de 1895 “…ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber, de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extienda sobre las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más sobre América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso. En silencio ha tenido que ser, y como indirectamente, hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas…”

Es impresionante la visión de Martí y la vigencia de sus palabras, lastimosamente un día después caería en Dos Ríos con apenas 42 años de edad; al año siguiente moriría también en combate el más recio y brillante de todos los generales cubanos, Antonio Maceo y Grajales, en su epopéyica gesta de la invasión desde Oriente hasta Occidente, la cual sería reeditada de manera victoriosa seis décadas después por los Comandantes de la Revolución Ernesto “Che” Guevara y Camilo Cienfuegos, tal es el paralelismo histórico y la similitud estratégica entre ambas guerras.

El 26 de Julio de 1953 ocurriría un hecho histórico que sellaría el destino de una nación y una generación decidida a cambiar el curso de la historia, cuando un grupo de jóvenes liderados por Fidel atacarían sorpresivamente los cuarteles militares Guillermón Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, precisamente cien años después del nacimiento del apóstol, a pesar del fracaso de la tentativa, este hecho significaría la maduración del pensamiento político de estos jóvenes quienes consideraron a Martí como el actor intelectual de la acción, ya que la operación se realizó bajo su legendaria inspiración y basándose en la más pura esencia de su nacionalismo, así quedarían bautizados para la posteridad como “La Generación del Centenario”.


En sólo tres años después, el 25 de Noviembre de 1956, parten desde Tuxpan, Veracruz, con rumbo al oriente cubano los 82 expedicionarios en el Yate Granma con una consigna que aún hoy no deja de estremecernos “En esta Revolución seremos Mártires o Héroes” tal era su convicción por cambiar la realidad cubana, lo cual fue conseguido con el triunfo revolucionario aquel 1ro de Enero de 1959; rápidamente Fidel mostró dotes no solo de poseer fibra como estratega militar sino también como político al definir con claridad los principios de la Revolución a la cual llamó de los humildes, por los humildes y para los humildes, además de cumplir fielmente desde el comienzo de la misma con los postulados de su autodefensa en el juicio en el que se le condenó por la acción militar del 26 de Julio. En sus elocuentes intervenciones sentenció la entrega de tierra, los medios de producción y el poder al pueblo y expresó una frase que permanecería en el tiempo la “Historia me absolverá”.

¿Cuál es el secreto de la nación cubana para haber soportado en estos 52 años todo tipo de agresiones de los Estados Unidos y mantenerse victoriosa, brillando con luz propia? ¿Cómo ha podido soportar una pequeña nación una invasión militar, Playa Girón 1961; la Crisis de los Misiles, Octubre 1962; la caída del campo socialista a finales de los 80 y el bloqueo económico más prolongado e inhumano de la historia? La respuesta es sencilla y no está en doctrinas filosóficas de izquierda, ni manuales rebuscados sino en las enseñanzas del Apóstol José Martí, la unidad. Solo el haberse mantenido unido, tanto pueblo como gobierno y partido, en estos 52 años ha posibilitado la subsistencia de la Revolución Cubana, amén de la sabía conducción de Fidel ante las innumerables dificultades propias de los cambios geopolíticos generados por el derrumbe del llamado bloque socialista en el mundo y la perenne actitud hostil del vecino del norte.

La Cuba de hoy florece con el ejemplo que dan ante el mundo sus médicos trabajando en casi un centenar de países dedicándose a la atención de los sectores más necesitados; brindando ayuda técnica mediante sus expertos entrenadores deportivos o facilitando la lucha contra el analfabetismo mediante el método “Yo si puedo”.

Demuestra sus avances en la biotecnología mediante la creación de vacunas que han permitido inmunizar el 100% de la población cubana, garantiza la salud y educación a cada ciudadano de manera gratuita, presenta el mayor índice de estudiantes universitarios del mundo con un impresionante 109%, según la UNESCO. Cuba logró en el 2009 según la UNICEF la Tasa de Mortalidad Infantil más baja de nuestro continente con 4.8 por mil nacidos vivos, por delante inclusive de naciones desarrolladas como Canadá y Estados Unidos.

La Cuba de hoy está abierta al diálogo siempre que se respeten sus principios y no hará concesiones ni al Imperio ni a la Comunidad Europea; prepara el VI Congreso del Partido Comunista a desarrollarse en la segunda quincena de Abril del 2011, cuya convocatoria fue oficialmente lanzada durante la celebración del X Aniversario del convenio integral entre Cuba y Venezuela, el mismo según el Presidente Raúl Castro se concentrará en la solución de los problemas de la economía.

Durante todos estos años Cuba ha respetado, ha sido solidaria y ha dado muestras de su amor y de su solidaridad. VIVA CUBA!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Aquí deje su rojo comentario!: